La Acrópolis

La AcrópolisLa Acrópolis de Atenas es el lugar más representativo de la capital griega. A pesar del paso del tiempo, de las guerras, de los expolios arqueológicos y de la contaminación, sigue teniendo un atractivo inevitable desde la colina sobre la que domina la ciudad. El conjunto arqueológico, que forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO, ha sufrido a lo largo de su historia muchas restauraciones y posiblemente será su sino hasta el fin de los días.

Habitada desde el Neolítico, la Acrópolis (ciudad alta) se utilizó como fortaleza y lugar de culto. En sus primeros tiempos se cree que hubo un templo micénico en lo más alto. Posteriormente se construyeron diversos templos erigidos en honor a la diosa Atenea. Tras el paso del ejército persa por la ciudad en el año 480 a.C., Pericles se encargó de poner en marcha un plan para reconstruir la Acrópolis y llenarla de magníficos templos.

En los siglos sucesivos se utilizó como fortaleza militar por sus diferentes ocupantes. Los edificios que la componen se utilizaron como iglesias, mezquitas y otras estructuras. De las que levantaron los francos y otomanos ya no queda ninguna en pie ya que se destruyeron tras la independencia. En 1687 los venecianos atacaron a los turcos que estaban en la ciudad y abrieron fuego sobre la Acrópolis, lo que provocó una gran explosión porque el Partenón estaba siendo usado como polvorín. Todos los edificios se dañaron gravemente.

En cuanto al conjunto arquitectónico, absolutamente nada de lo que hay en la Acrópolis tiene desperdicio. La entrada al conjunto se realiza por la puerta de Beulé, construida en el siglo III a.C. Desde allí se accede a los Propileos, levantados durante el siglo V a.C. y que constituían la antigua entrada monumental a la Acrópolis. Ya dentro del recinto nos vamos a encontrar con varios edificios de incalculable valor histórico, artístico y arquitectónico. Tenemos el templo de Atenea Niké, levantado en el año 420 a.C. por Calícrates; el Erecteion, construido en el lugar más sagrado de la colina hacia el año 420 a.C.; el antiguo Museo de la Acrópolis y diversos talleres para los estudios arqueológicos; y el Partenón, sin duda el símbolo de la ciudad, cuya construcción finalizó en el año 438 a.C.

PRECIO

El recinto de la Acrópolis se puede visitar comprando una entrada en las oficinas que hay instaladas allí mismo; no se pueden adquirir por internet. El precio de la misma es de 20 euros (10 euros si es reducida) y da derecho a visitar la propia Acrópolis y sus laderas. También se puede adquirir una entrada por 30 euros que además permitiría visitar el Ágora Antigua, el Museo Arqueológico del Cerámico, Liceo de Aristóteles, la Biblioteca de Adriano, Kerameikos, Museo del Ágora Antigua, Templo de Zeus Olímpico y Ágora Romana de Atenas. La entrada tiene una validez de 5 días. Algunos días del año el acceso es gratuito: 6 de marzo; 18 de abril; 18 de mayo; el último fin de semana de septiembre; el 28 de octubre; y el primer domingo de mes entre el 1 de noviembre y el 31 de marzo.

HORARIO

En cuanto al horario de apertura y cierre, durante todo el año es de 8 de la mañana a 8 de la tarde salvo determinados días en los que se encuentra cerrado o bien el horario es modificado (consultar la web del Ministerio de Cultura). La Acrópolis permanecerá cerrada al público los siguientes días: 1 de enero; 25 de marzo; 1 de mayo; domingo de Semana Santa; 25 de diciembre y 26 de diciembre.

TRANSPORTE

La forma más cómoda para llegar es a través del metro, siendo estas tres las mejores opciones:

  1. Estación de metro de la Acrópolis y luego por la calle Dionysiou Areopagitou.
  2. Estación de metro de la Acrópolis y luego a través de la zona arqueológica de la ladera sur, calle Dionysiou Areopagitou & Thrasyllou.
  3. La estación de metro de Monastiraki y luego a través de la zona arqueológica del Ágora Antigua.

No se admiten más comentarios