Gitión

GitiónGitión es una pequeña ciudad costera situada al sur del Peloponeso. Localizada a 40 kilómetros al sur de Esparta, fue su puerto durante el máximo apogeo de la antigua ciudad griega. Se sabe de su existencia desde que llegaran los primeros comerciantes fenicios de Tiro. Éstos visitaron las costas de Laconia en un período muy temprano. En la época clásica era una comunidad de Perioeci, políticamente dependiente de Esparta. Sin embargo tenía una vida municipal propia.

En el año 455 a.C., durante la Primera Guerra del Peloponeso, la ciudad fue quemada por el almirante ateniense Tolmides. Sitió la ciudad con en ejército de 50 naves y 4.000 hoplitas. Se reconstruyó y probablemente fue el lugar elegido para la construcción de la flota espartana en la Guerra del Peloponeso. En el año 370 a.C., los tebanos, bajo el mando de Epaminondas, sitiaron la ciudad con éxito durante tres días después de asolar a Laconia. Sin embargo, la recuperaron los espartanos tres días después.

En la época romana, Gitión siguió siendo un puerto importante y prosperó como miembro de la Unión. La evidencia de la antigua prosperidad de la ciudad se puede encontrar en el hecho de que los romanos construyeron un teatro antiguo que está bien conservado hoy en día y aún se usa ocasionalmente. El teatro antiguo, así como la Acrópolis de la ciudad, los descubrió el arqueólogo Dimitris Skias en 1891.

Después del terremoto del año 375 d.C. Gitión fue abandonada. Se mantuvo como un pequeño pueblo a lo largo de la época bizantina y otomana. Su importancia creció cuando Tzannetos Grigorakis construyó su torre en Cranae y más personas vinieron y se establecieron en la ciudad. Pero durante la Guerra de Independencia griega los refugiados llegaron masivamente a Mani e hicieron de Gitión se convirtiera en una ciudad importante.

El moderno Gitión abrió un puerto en la década de 1960. Los ferries zarpan desde ahí a Citera casi a diario y también a Creta dos veces a la semana. Es la sede de la Diócesis de Gitión y Oitylo, encabezada por un obispo metropolitano de la Iglesia Ortodoxa de Grecia. La mayoría de las ruinas de la antigua ciudad están ahora sumergidas en el Golfo de Laconia. Algunos restos de muros se pueden ver hoy en la playa de arena de Valtaki y en las aguas poco profundas, donde el conocido naufragio de Dimitrios yace varado.

En caso de querer pasar una noche en la ciudad, podremos encontrar distintos hoteles. Algunos de ellos están situados a pie de playa.

No se admiten más comentarios