Historia

AcrópolisLa historia de Atenas está estrechamente ligada a la historia de Europa. Ciudad creada en tiempos inmemoriales, no es hasta el siglo VII a.C. cuando se puede decir que hay un estado unitario conocido como Atenas. Durante las primeras décadas de su existencia, la ciudad pasó por diversos estados políticos: la etapa democrática de Solón; la época tiránica de Pisístrato. No fue sin embargo hasta el siglo V a.C. cuando Atenas comenzó a tener una verdadera importancia en la región mediterránea con su defensa de las ciudades griegas situadas en Asia Menor. Esto dio lugar al inicio de las Guerras Médicas contra el Imperio Persa. Luego llegaron las victorias en las batallas de Maratón (año 490 a.C.) y Salamina (año 480 a.C.).

La constitución de la liga Marítima de Delos en el año 477 a.C. fue el origen del engrandecimiento de Atenas. Con esta alianza, las polis griegas se comprometieron a suministrar navíos de guerra o dinero al tesoro federal con el fin de liberar y defender las ciudades griegas contra los persas. Eran los dirigentes atenienses los encargados de recaudar las cuotas. Esto provocó finalmente que el Tesoro de la Liga se trasladara de Delfos a Atenas. Fue la ciudad ateniense la que acabara controlando el comercio marítimo del mundo colonial griego.

El mayor esplendor de la historia Atenas se produjo bajo el gobierno de Pericles, mediado el siglo V a.C. A pesar de ser acusado de usar el dinero de la Liga para embellecer la ciudad y no para la guerra, el mandatario siempre sostuvo que Atenas no debía dar cuentas a sus aliados y que la ciudad debía emplear estas riquezas en obras que le alcanzaran la gloria inmortal. Durante su mandato se consideró que la ley era igual para todos los ciudadanos. Solo el talento debía tenerse en cuenta para designar a los servidores públicos.

En el año 446 a.C. se restauraron algunos monumentos de la ciudad y se dotó a la Acrópolis de grandes construcciones. Esta prosperidad y el imperialismo de Atenas le proporcionaron gran número de enemigos. Éstos se unieron alrededor de Esparta dando lugar a la llamada guerra del Peloponeso. Tras 30 años de batallas ganadas por unos y por otros, en el año 404 a.C. se produce la toma de Atenas por parte de Lisandro. Se establece así un efímero gobierno espartano en la ciudad griega.

Luego vinieron décadas de decadencia política pero no cultural. Llegaron a la escena pública personajes tan relevantes como Platón, Eurípides y Jenofonte. Sin embargo, la interrupción de Macedonia en el panorama internacional provocó que Atenas, bajo la tutela del rey Filipo y las clases de Aristóteles, cambiara su papel político por uno más cultural. Durante varias décadas, la ciudad griega estuvo a caballo entre el yugo macedonio y la independencia. Todo ello hasta la llegada del Imperio Romano, ya en el siglo I a.C. Durante los siguientes siglos se construyeron nuevos monumentos. Las familias más acaudaladas de Roma enviaban a sus hijos a estudiar a Atenas.

Tras el paso de los godos por la ciudad, la polis pasó a formar parte del Imperio Bizantino hasta el siglo XI d.C. Durante esa época la ruina económica fue más que palpable. Atenas fue asolada por diferentes saqueos y conquistas, como la invasión búlgara del año 995; la invasión normanda de 1040; o la toma por parte de los almogávares en 1311. Se constituyó como un ducado que quedó vinculado políticamente al reino de Sicilia. En 1379 se incorporó a la Corona de Aragón. Ya en 1456 Atenas pasó a formar parte de los territorios del sultán Mehmet II, como parte de la ocupación turca que duraría hasta 1833.

Fue un año más tarde cuando la ciudad se convirtió en la capital del nuevo reino de Grecia. En 1948 se inició la Guerra Civil griega en la que la derecha, ayudada por americanos e ingleses, resultó triunfadora. En 1981 pasó a formar parte de la Unión Europea, un gran paso en su historia. Más tarde, en 2001 se convirtió en miembro del euro. La incorporación a la Unión Europea y los Juegos Olímpicos de 2004 impulsaron grandes obras de infraestructura.

No se admiten más comentarios